Buscar

ESGUINCE EXTERNO DE TOBILLO

¿QUÉ ES?

El esguince de tobillo externo es la lesión provocada por una distensión del ligamento lateral externo (LLE) provocado por un movimiento brusco del pie en el que el tobillo adopta la posición en supinación-varo y aducción, tal y como muestra la fotografía.



ANATOMIA

Este ligamento se compone de tres fascículos que son: ligamento astrágalo-peroneo posterior, ligamento astrágalo-peroneo anterior y ligamento calcáneo-peroneo.

Por lo general en este tipo de esguince el tendón más dañado suele ser el que se une al hueso calcáneo por ser el que más distensión soporta.



SINTOMAS

Los signos clínicos del esguince de tobillo son: el dolor, el edema y puntos dolorosos a la palpación. Desde el punto de vista de la gravedad, distinguiremos 3 estados:

  • Esguince benigno o torcedura: simple estiramiento con roturas fibrilares leves.

  • Esguince moderado: elongación ligamento-capsular o rotura de los fascículos ligamentosos.

  • Esguince grave: rotura ligamentosa y afectación capsular. Intervención quirúrgica.


CAUSAS

Las causas pueden ser variadas; desde un desequilibrio corporal provocado por algo externo, como por algo interno.

También puede producirse por debilidad o tener los ligamentos laxos (sin una tensión adecuada).


TRATAMIENTO

El tratamiento completo va a depender en todos los casos del grado o daños producidos en los ligamentos implicados.

En este caso de manera inmediata tras realizarse la lesión es recomendable aplicar frio directamente sobre la zona, no apoyar el pie y mantenerlo elevado por encima de la cadera.

En los días posteriores es recomendado usar una tobillera de compresión si se va a estar realizando tareas donde el pie estará por debajo de la cadera o de pie, para así evitar exceso de flujo sanguíneo y posterior inflamación.

Fisioterapia o aplicación de la técnica Cyriax realizada por un profesional.

Ultrasonidos u ondas de choque radiales

Trabajo de fortalecimiento y propiocepción guiado por un profesional.


Consejo desde Care and Massage: - Los Emplastes de arcilla verde natural ayudan a bajar la inflamación de manera exitosa en la mayoría de los casos.

Aplicación:

Se hace una masa densa del tamaño de tu puño con el polvo de arcilla y agua. Se coloca sobre la zona que abracan los 3 ligamentos implicados. (ver foto arriba)

Posteriormente se cubre firmemente con papel o film transparente y se mete el pie entero en una bolsa cubriendo el emplaste y sujeto con una goma (sin cortar la circulación) para dormir con ello toda la noche.

Lavar con agua templada al despertar.

Realizar esta terapia durante 2 noches seguidas.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo